Empatía en las relaciones

Siempre he pensado que no importa lo mal que lo haga una persona, mientras que yo sepa que lo está intentando.

Es mi forma de verlo y de relacionarme.

Para mí, parte de la empatía en las relaciones es eso; no es esperar que los demás lo hagan perfecto y sino es así, molestarme. Ni tampoco dar mil oportunidades si no hay un ápice de progreso. Para mí se trata de ver a través, hasta poder observar las intenciones de la otra persona (esta parte ya es más difícil de explicar, porque nunca podrás saber a ciencia cierta las intenciones del otro, lo que se perciba ya dependerá del instinto de cada quien), si siento que las intenciones son buenas, y que aunque sigan habiendo errores, se ve poco a poco un avance, no me importa que se comentan una o mil equivocaciones, pues lo voy a entender. Si por el contrario, percibo que las intenciones no son buenas, o que no se está haciendo absolutamente nada para mejorar la situación, yo no estaré allí.

Esto, teniendo en cuenta siempre, mi papel en el problema. No se trata solamente de esperar que el otrx resuelva todo lo que sucede, siempre (aunque lo que pase no sea “mi culpa”), hay algo que puedo hacer mejor o que puedo aportar para que la situación sea menos incómoda o más llevadera. El cómo reacciono ante las cosas que suceden, por ejemplo.

Los procesos son complicados y la mayoría son muy largos (hablamos de años), por ello, esperar que alguien mejore X cuestión de la noche a la mañana es insostenible.

Siempre que suceda algo de este estilo, lo más conveniente es sentarse y conversar.

  • ¿Por qué está pasando lo que está pasando? (¡Sin buscar culpables!)

  • ¿De dónde viene el problema? (triggers, heridas no sanadas, traumas, crianza o costumbres…)

  • ¿Hay expectativas?, ¿cómo podemos evitarlas?

  • ¿Cuáles son las necesidades involucradas?

  • ¿Qué puede hacer cada uno para mejorar la situación?

  • ¿Tendremos la paciencia y determinación para enfrentar el proceso, o no estamos dispuestos a pasar por ello?

  • Trazar un plan de acción, con tiempos aproximados y tareas para cada uno, etc. Siempre entendiendo que sino se cumple a la perfección no es cuestión de echarse la culpa, sino de aprender dónde está el fallo y buscar mejorarlo.

Y siempre recordar que tu bienestar no depende de cómo los demás hagan las cosas. Cada quien hace lo que puede con lo que tiene y no debemos esperar nada del resto para sentirnos a gusto, sino trabajar en nosotros para evitar que ciertas situaciones nos molesten, incomoden o entristezcan.

Porque nunca podremos tener el control de lxs demás (y no deberíamos intentarlo), pero siempre tendremos en nuestra mano el poder de cambiar cómo percibimos lo que sucede a nuestro alrededor.

Mantra:

La realidad es neutra.

Retrato chica en la ventana

Si has disfrutado del contenido anterior, siéntete libre de compartirlo con quien creas que también puede gustarle. Si quieres colaborar de una manera aún más generosa, te dejo un botón donde podrás hacerlo:

Mariana Mendez

Conectar con la vulnerabilidad, ha sido lo que ha caracterizado la mayor parte de mi camino; no solo con la propia, sino con la de cada persona que ha decidido poner la suya en mis manos, para que hiciera arte.

Información Bancaria

Bizum: 622884881

Transferencia bancaria en Euros: BE38 9672 0477 7672

Transferencia bancaria en Dólares: 9600000222817079

*Si quieres comprar prints, ponte en contacto conmigo.